Hay una gran variedad de tarjetas de crédito y de cargo disponibles en el mercado hoy en día. Cuando busque su tarjeta idónea por internet, seguramente se encontrará con una amplia gama de productos, cada uno con una serie de beneficios y ventajas. Para asegurarse de que usted toma la decisión más adecuada, es recomendable comparar cada tarjeta.

¿Cuál es la diferencia entre tarjetas de Crédito y tarjetas de Cargo?

Frecuentemente, se afirma que las Tarjetas de Crédito y las de Tarjetas de Cargo son un mismo producto con el mismo funcionamiento, lo que dificulta la elección entre una u otra.

Tarjeta de Crédito:

Una Tarjeta de Crédito ofrece al usuario un límite de crédito fijo, que no se puede sobrepasar, (a menos que lo amplíe el titular tras negociarlo con la entidad emisora de la tarjeta) y donde se le aplicarán intereses hasta saldar el importe a pagar.

La Tarjeta de Crédito podría ser una opción para aquellos que necesitan distribuir el pago del saldo deudor durante un periodo determinado de tiempo. Los pagos diferidos también podrán ser liquidados antes de tiempo, si estuviera disponible esta opción para el titular de la tarjeta.

Tarjeta de Cargo:

En cambio la Tarjeta de Cargo no tiene límite de gasto preestablecido, sino  que se basa en los patrones de gasto y pago de su titular. Este límite estará determinado por los criterios internos de la entidad emisora. El saldo deudor mensual debe ser pagado en su totalidad antes de la fecha de vencimiento de cada factura mensual. De lo contrario, podría incurrir en gastos.

Con una Tarjeta de Cargo, podrá manejar sus gastos de forma sencilla. De esta forma evitará el pago de intereses ya que cada mes pagará el saldo total de su tarjeta. Se incurrirá en gastos únicamente en el caso de no pagarse la totalidad de gasto mensual cargado a la tarjeta en el plazo acordado.